Exposiciones
(prórrogas) - BNOGS - Julián García Hernández
9th sep 2014Posted in: Exposiciones, Pasadas 0
(prórrogas) – BNOGS – Julián García Hernández
“El tiempo también pinta”. Goya lo dijo muchos años antes de que yo tuviese el uso de razón suficiente como para no querer contradecirle. En “Prórrogas” hay algo de eso, del tiempo que oxida, contrae, dobla y amasa la realidad hasta transformarla en carne de arcén de carretera. Las chapas, las latas, las telas y las maderas que participan de éstos cuadros, jamás fueron pensadas para estar en ellos y, sin embargo, aquí están, salvadas por la campana de una mirada distraída. Segundas oportunidades sobrevenidas que hicieron caso del decadente “vuelva usted mañana”. El precipicio generado por una tremenda crisis económica construida a pico y pala por la codicia colectiva, ha obligado a millones de personas a intentar salir adelante campo a través. Resituados, reinventados, reconvertidos y recolocados, los objetos que participan compositivamente en las pinturas que forman parte de “Prorrogas”, encuentran finalmente nueva ocupación allí donde jamás pensaron. En algunas obras, algunos de éstos objetos recuperados dejan de formar parte de la propia estructura formal de la figura humana para colocarse sobre ellos como digna e indescifrable expresión de arte contemporáneo. Los Bnogs, familia inabarcable de atolondrados personajes de la que soy padre sigue, sin embargo, voluntariosamente asistiendo a museos, edificios y ciudades para visitar todo aquello que han oído que hay que visitar a golpe de Great Hit. Sin mayor criterio que el que la cultura de masas dicta, se colocan bajo el palio de la modernidad para visitar en esta ocasión, siempre con guía banderita en ristre, retrospectivas de Haring, Banksy, Miró, Palazuelo o lo que la guía del ocio les ponga por delante y poder explicar así, simplemente, que estuvieron allí. Siempre de espaldas a la obra, levantando acta de un “yo estuve allí”, haciendo unas fotos de los cuadros infinitamente peores que las postales que encontrarán en la tienda del museo, se incrustan en la falda de las pinturas para quedarse convertidos así, en la atolondrada prole del perro del Hortelano. Julián García Hernández Septiembre de 2014

                        

Comments are closed.